Reportajes

Prevención del desarrollo del Asma en pacientes con Rinitis Alérgica

 

ESTUDIO P.A.T.

 

 

El estudio P.A.T. ha demostrado que las vacunas alergénicas son capaces de prevenir la aparición de asma en niños con rinitis alérgica. Y algo muy importante, y es que este efecto preventivo es persistente. Se mantiene a los 7 años de terminar la vacunación.

 

 

La rinitis alérgica es una enfermedad muy frecuente. Afecta aproximadamente a un 20 % de la población. Y muchas veces es infravalorada, sobre todo en los niños. Actualmente se acepta que el padecer una rinitis alérgica es el factor de riesgo más importante para desarrollar asma. Más del 20% de los niños con rinitis alérgica desarrollan asma a lo largo de su vida. Por lo que, un tratamiento que evite la agravación de los pacientes con rinitis alérgica es muy importante. Hasta el momento, ningún tratamiento medicamentoso (antihistamínicos, corticoides) ha demostrado un efecto preventivo en la aparición de asma en el paciente con rinitis.

 

 

ESTUDIO:

Este es un estudio internacional que ha incluido pacientes de varios centros médicos europeos. Se seleccionaron 103 niños de edades entre 6 y 14 años, con síntomas de rinoconjuntivitis alérgica estacional por sensibilización a polen de gramíneas y/o abedul. A los niños se les trató durante 3 años con una vacuna Alutard SQ y se les comparó con un grupo control sin vacuna. Se evaluó de nuevo a los paciente a los 7 años de terminar el tratamiento.

 

Al finalizar el tratamiento la reducción del riesgo de desarrollar asma en los niños vacunados fue del 45%. Valor que se mantuvo a los 7 años de terminar el tratamiento con vacunas.

Este estudio está publicado en la revista médica Allergy (Allergy 2007: 62: 943-948).

 

 

 

grass01.jpg

 

 

CONCLUSION:

La vacunación con vacuna alergénica, durante 3 años, es capaz de prevenir la aparición de asma en el paciente con rinitis alérgica. Este efecto es perdurable en el tiempo. Al menos 7 años. Por ello, es muy importante vacunar con vacunas alergénicas a los pacientes con rinitis alérgica persistente, para evitar un agravamiento de su enfermedad.