Reportajes

Alergia a los Ácaros del Polvo

Se cree que en la actualidad más del 20 % de las personas de nuestro país padecen un trastorno de tipo alérgico. Esta cifra, se verá incrementada en los próximos años y según estimaciones de los expertos en el 2050 la mitad de la población de los países desarrollados padecerá alergia.

¿Qué es la Alergia ?.

El sistema inmunológico tiene como misión fundamental distinguir lo propio de lo extraño y defendernos de los agentes externos que pueden ser dañinos. La Alergia es una reacción anormal , excesiva , del sistema de defensa del organismo ante una sustancia que , por sí misma, es inofensiva, y que por tanto no causa ningún daño a las personas no alérgicas. A estas sustancias se les denomina alergenos. Las personas alérgicas producen una cantidad excesiva de un tipo de anticuerpo dirigido contra el alérgeno.

Si tenemos que hablar de Alergia en nuestra Comunidad, no me cabe duda de que iniciaremos este comentario hablando de alergia a los ácaros del polvo, ya que el 65 % de los pacientes que sufren alergia respiratoria son alérgicos a estos arácnidos.

Ácaros del polvo.

Los ácaros son reconocidos como los responsables de la alergia al polvo doméstico desde finales de los años 60 y son una de las causas de alergia más frecuente en la actualidad. El polvo que se acumula en el interior de los domicilios es una compleja mezcla de gran cantidad de materiales: fibras textiles, pelos, escamas de piel, insectos, mohos, ácaros, etc.

Los ácaros del polvo doméstico son unos pequeños arácnidos, no visibles a simple vista ( 0,2 -0,4 mm). Existen múltiples especies diferentes, dos de las cuales son la causa más frecuente de alergia respiratoria en todo el mundo. Sus nombres científicos son Dermatophagoides Pteronyssinus y Farinae. Existe también otro grupo que habita principalmente en almacenes y cocinas, cuyos principales representantes en nuestra Comunidad son los ácaros Lepidoglyphus destructor y Tyrophagus.

En general, los ácaros se encuentran especialmente confortables cuando la temperatura es templada ( alrededor de 20° C) y la humedad relativa es elevada ( por encima del 70%). Por ello son muy abundantes en regiones templadas costeras. También por esta causa la concentración de ácaros en las casas aumenta durante las épocas de cambio estacional ( primavera y otoño ), con lluvias y temperaturas suaves, y suelen disminuir durante el verano e invierno. Los ácaros Dermatophagoides viven en estrecha asociación con el hombre, ya que su alimento principal son las escamas que se desprenden de la piel humana. Los lugares donde se localizan con mayor frecuencia son las habitaciones y especialmente los dormitorios. Los colchones de las camas son su refugio predilecto ya que en ella se dan las condiciones idóneas para su desarrollo.

¿ Qué síntomas producen?

Cuando una persona alérgica a los ácaros del polvo inhala partículas o restos de ácaros se activan los sistemas de defensa. Si es a nivel nasal se producirá una inflamación de la mucosa nasal y como consecuencia se producirán síntomas de rinitis ( taponamiento nasal, secreción, estornudos y picor ).

Cuando esto sucede en la mucosa del bronquio, el resultado es la inflamación de la misma, con contracción de la musculatura del bronquio, producción excesiva de moco y engrosamiento de su pared. Ello se traduce clínicamente en síntomas como dificultad para respirar, accesos de tos y la escucha de silbidos. Estamos entonces sufriendo episodios de Asma bronquial. Frecuentemente las personas alérgicas se quejan también de picor en los ojos y lagrimeo.

¿Cómo se diagnostica una alergia a ácaros ?

Ante la sospecha de síntomas alérgicos y una vez realizada su correcta historia clínica se lleva a cabo la realización por parte del Alergólogo de las pruebas cutáneas. Estas consisten en la aplicación sobre la piel de las sustancias sospechosas y su posterior puntura mediante una lanceta especial (prick test). Transcurridos 15 minutos se procede a la valoración de la prueba y a la comprobación de las positividades que se traducen como una pequeña inflamación transitoria.

Existen también métodos de laboratorio que permiten analizar los anticuerpos alérgicos mediante un análisis de sangre y otras pruebas más complejas que deberán realizarse siempre por personal entrenado y siempre bajo la supervisión de un Especialista.

Tratamiento de la Alergia a los ácaros.

Disponemos de tres métodos para tratar una alergia a los ácaros del polvo. El primero es evitar la exposición a los ácaros ( control ambiental ). El segundo consiste en la Inmunoterapia ” vacunas desensibilizantes” . Y por último, la administración de medicamentos encaminados al alivio de los síntomas.

1.- CONTROL AMBIENTAL.

Una vez diagnosticada la alergia a ácaros del polvo, la primera línea de tratamiento es evitar la exposición a los mismos. Esta exposición se puede reducir de forma importante adoptando las siguientes medidas:

– No barrer, que será sustituido por fregar o pasar la aspiradora ( aspiradores con bolsas de grosor doble y con filtros HEPA en el aire de salida). Limpiar el polvo con un paño ligeramente humedecido o balletas atrapapolvo. La aspiración de la casa debe de realizarla otra persona y el paciente no debería estar presente en los siguientes 20 minutos, en caso de ser inevitable utilizar mascarillas para polvo- polen 3M.

– Eliminar las moquetas y alfombras, así como las paredes enteladas, especialmente en el dormitorio del paciente. Este tendrá además el menor mobiliario posible, será seco, soleado ( la luz mata a loa ácaros) y bien ventilado. Se aconseja evitar las estanterías con libros, muñecos de peluche, y en general todo lo que pueda atrapar polvo.

– Toda la ropa de cama se lavará con agua caliente a 60° cada 7-14 días.

– Utilización de fundas protectoras antiácaros para el colchón y la almohada y edredón de fibra poliéster 100%.

– Reducir la humedad relativa del domicilio por debajo de 50% mediante la utilización de deshumidificadores.

– No permita la entrada de animales domésticos en la habitación.

2.- INMUNOTERAPIA ( VACUNAS).

Se administran dosis crecientes de la sustancia responsable de la alergia (en este caso ácaros), para modificar el comportamiento del sistema inmunológico e inducir una tolerancia progresiva. Se administran durante un tiempo prolongado que oscila entre 3 y 5 años. Existen en la actualidad varios sistemas de administración, el más común es la administración subcutánea en la cara lateral de los brazos. Recientemente se comercializan vacunas que se administran por vía sublingual. Su eficacia demostrada es avalada en la actualidad por la Organización Mundial de la Salud.

3.- TRATAMIENTO CON FÁRMACOS.

Contamos con una amplia variedad de medicamentos que pueden mejorar los síntomas que manifiestan los pacientes alérgicos como antihistamínicos, spray antiinflamatorio, broncodilatadores, etc. Su Especialista le indicará en cada momento cual es el tratamiento más adecuado.

Dr. Ildefonso Luna Ortiz

Alergólogo

Dr. Ildefonso Luna Ortiz

[ + Info ]